Categorías
Linux

Probar USBs booteables sin reiniciar

Hilando con el anterior artículo sobre cómo crear un USB booteable con nuestra distribución Linux favorita (o con Windows), seguramente habréis caído en la cuenta de que si queréis probar si el proceso ha salido bien, necesitaréis reiniciar el equipo. Para probar un usb booteable o una imagen (.iso) tenemos que apagar el sistema, introducir el CD/DVD (si alguien todavía los usa) o el USB, encender de nuevo, configurar la BIOS para que detecte la unidad con la que vamos a arrancar y, si no ha funcionado, volver a empezar.

Todo esto tiene una forma mucho más fácil de realizarse, como no podía ser de otro modo. Simplemente tenemos que echar mano de la utilidad de simulación Qemu. Qemu es una máquina de virtualización libre muy ligera y que funciona muy bien para este tipo de pruebas sencillas.

Lo primero es instalar Qemu, que se encuentra disponible en la mayoría de los repositorios oficiales de las distribuciones más usadas. En Ubuntu, por ejemplo:

Probar ISOs autoarrancables

Una vez instalada podemos proceder a la comprobación de, por ejemplo, una imagen que acabamos de descargar:

Probar USBs booteables

O simular el arranque del USB que acabamos de crear (sustituiremos «sdx» por la unidad que representa nuestro USB):

quemu-boot-windows qemu boot ubuntu mini

Para realizar la prueba con las unidades USB necesitaremos permisos root, de ahí que usemos «sudo». Es importante añadir que, si queremos simular el arranque de una imagen como la de Windows 7 y siguientes necesitamos añadir el parámetro «-m 1G» para indicar que usaremos hasta 1 Gb de RAM ya que sino el arranque mostrará errores por falta de recursos:

quemu boot windows error

Y nada más, ya podemos probar todas las imágenes que necesitemos sin necesidad de reiniciar el equipo.